preloader2.gif

Síndrome de Cushing iatrogénico secundario al mal uso de corticoides tópicos. Reporte de un caso pediátrico

14/10/2020

Presentamos el caso de una paciente de 5 meses de edad, sexo femenino, nacida a término, que concurrió a la consulta al Hospital por un hemangioma en el glúteo izquierdo que presentaba desde la primera semana de vida, el cual se ulceró a los 3 meses de vida. Recibió tratamiento con ungüento de ácido fusídico al 2 % y valerato de betametasona al 0,1 % durante 3 meses y medio (3 pomos de 50 g por semana), indicado por su médico de cabecera. Al examen físico, la paciente presentaba una úlcera de fondo granulante y bordes eritematosos de 3 x 3 cm que dejaba visualizar el tejido muscular en el glúteo izquierdo, facies cushingoide, giba dorsal e hipertricosis en el frente y el dorso, compatible con un síndrome de Cushing por el uso prolongado del corticoide por lo que se decidió su internación.

En los exámenes de laboratorio se constataron valores de glucemia normal, cortisol menor de 1 mg/dl y hormona corticotropina ACTH de 7 pg/ml, valores compatibles con insuficiencia suprarrenal secundaria, por lo que se inició el tratamiento con dosis fisiológicas de hidrocortisona de 15 mg/m2 ; y se indicó el tratamiento con clindamicina (30 mg/kg/ día), entre otros, otorgándole el alta a los 7 días, y continuó en tratamiento ambulatorio con hidrocortisona sustitutiva hasta el control a los 4 meses. 
Los corticoides se utilizan en el tratamiento de muchas enfermedades dermatológicas, debido a sus efectos antiinflamatorios, inmunosupresores y antiproliferativos. Su uso indiscriminado puede ocasionar serios efectos adversos locales y sistémicos, fundamentalmente, en niños y frente a ciertos factores predisponentes. Si bien los corticoides tópicos son seguros y efectivos, se debe prestar principal atención a factores como la edad del paciente, el estado de la barrera cutánea, la localización, la potencia y el vehículo del corticoide antes de su prescripción, para disminuir la posibilidad de efectos adversos. Es importante destacar que la barrera cutánea dañada presenta mayor absorción percutánea de la droga y se ve facilitada por la hidratación del estrato córneo y el efecto oclusivo de la zona, especialmente cuando se utiliza un corticoide de alta potencia como el ungüento de valerato de betametasona.


contáctenos

Profesionales de nuestro staff lo atenderán brindandolé todo el asesoramiento necesario.

Contáctenos


+54 11 4775-2640 / 2869

Desde el año 2003 con una reconocida trayectoria en el Área de la Industria Farmacéutica, con el principal objetivo de proveer a la Industria Local de Servicios Clínicos, Farmacológicos, Regulatorios, Analíticos y Estadísticos...

Leer más

Contacto
  • Juncal 4484 3º (C1425BAB)
    Palermo - Cap. Fed.
    República Argentina
  • Tel.: +54 11 4775-2640
  • Tel.: +54 11 4775-2869
Encontranos en